domingo, 9 de noviembre de 2008

Circo Rigatoni

Uno de los textos más extraordinarios que nos legó el gran Ramón Gómez de la Serna fue sin duda El circo, en el que el escritor, ya en la primera página, confiesa: “Mi verdadera profesión es la de cronista del circo”. Quizás esa sea la vocación frustrada de todo periodista y, para disimular, como ya no quedan circos, nos dedicamos a ser cronistas de plenos municipales o de partidos de fútbol, que sí, que ciertamente tienen su toque circense, pero no son lo mismo.
En fin, como ya digo que no quedan muchos circos, que sólo de vez en cuando se dejan caer con sus carpas y sus jaulas por los arrabales de la ciudad, tenemos que conformarnos con los circos imaginarios, como ese maravilloso Cirgo Rigatoni que se han inventado Pinto & Chinto, nombre de guerra de la pareja artística formada por el escritor Carlos López y el ilustrador David Pintor. Circo Rigatoni es una joya literaria de 63 páginas, publicada en gallego por Everest, destinada en un principio a los pequeños lectores, pero que los adultos leemos de un tirón, fascinados bajo esa carpa de palabras por las andanzas del domador Centofanti, el faquir Capolungo, el forzudo Della Ventresca, el hombre bala Gambarotta, el lanzador de cuchillos Astolfoni, el mago Carotenuto, el malabarista Stornelli, el payaso Montefiorino, la amazona Dal Pozzo, la contorsionista Dal Bosco, la funámbula Castelnuovo, la mujer barbuda Zambarbieri y la trapecista Quintarelli.

Y, mientras leemos estos fabulosos relatos, podemos creer que estamos cumpliendo ese sueño de convertirnos en cronistas del circo, esa vocación frustrada que a estas alturas de la película ya no tiene arreglo. Durante un instante también nosotros llevamos en la cartera, junto a los papelotes cotidianos, una tarjeta de visita en la que, bajo nuestro nombre, se lee: cronista del circo.

Luis Pousa. Periodista de La Voz de Galicia. 2 de diciembre de 2008


¡VOLVE O CIRCO!¡VOLVE O CIRCO!





Non lembro que nada me fixera tanta ilusión de neno coma o circo. As pelis, desde logo, estaban ben, sobre todo as de vaqueiros e romanos, pero o circo... o circo era outra cousa. De feito, os rapaces de pequenas vilas coma min, que nunca visitáramos un zoolóxico, só no circo podiamos ver «en vivo y en directo» panteras, xirafas, elefantes e toda a patulea de feras que levaban daquela os circos de primeira: o Kron, o Price ou o Gran Circo Americano. Hai trinta e cinco ou corenta anos o circo era, de feito, o espectáculo total: nada se lle asemellaba nin de lonxe, pois meterse nunha carpa circense supuña entrar noutra dimensión, na que todo era posible: o triplo salto mortal, o home canón, a muller barbuda, o tragasabres, o domador que metía a cachola na boca do león, o prestidixitador que mantiña no aire ducias de balóns...
Logo todo mudou e os circos —que recordo con saudade repasando os meus queridos álbums de cromos— convertéronse nunha cousa triste e cutre. O último que vin, hai pouco anos, deixoume unha cicatriz na alma de neno que aínda gardo no meu peito: aqueles cabaliños maltratados, aquel hipopótamo manso a forza de pasar a fame negra, aqueles traxes de colores esvaídas: un circo que era, en realidade, o anticirco, a morte mesma da infancia e da ilusión.
Pero, como a maioría dos males teñen remedio antes ou despois, os meus amigos Pinto e Chinto (nomes de guerra artística de David Pintor e Carlos López) metéronse a empresarios do espectáculo e acaban de montar o Circo Rigatoni, que deberá ser cita obrigada para todos os nenos do país. Pois qué circo, señoras e señores, ¡que circazo!: desde o mago Carotenuto ata a barbudísima Violeta Zambarbieri, desde Massimiliano Gambarotta (o home bala) ao faquir Raffaele Capolungo, desde o lanzador de coitelos Lamberto Astolfoni ata o forzudo Giacomo de la Ventresca, a galería de ilustres artistas do Circo Rigatoni parece interminable.Xa a imaxe e a pequena historia de cada un dos membros do reparto di moito da súa arte inimitable, pois Pinto e Chinto —que son hoxe en día, con méritos sobrados, probablemente os primeiros humoristas gráficos de España— sérvennos agora o mellor espectáculo que caiba imaxinar. E a volta do circo, na súa esencia inimitable e insuperable de creación máxica absoluta. Se queren disfrutar e queren que os seus fillos pasen unha tarde inesquecible, lévenos ao Circo Rigatoni, pois o que dan polo baratísimo prezo da entrada e moito máis ca unha hamburguesa con Coca Cola e un xoguete.






Roberto Blanco Valdés. Suplemento de CULTURAS de La Voz de Galicia. 29 de Noviembre de 2008


Non poden vivir o un sen o outro. Pinto & Chinto son coma o monstro das dúas cabezas, no mellor sentido da palabra, porque, en realidade, son dous verdadeiros monstros das ideas e a creatividade: Carlos López (Boimorto, 1967) e David Pintor (A Coruña, 1975) forman o dúo de humor gráfico máis prolífico do panorama galego actual. Ao seu traballo como ilustradores para La Voz de Galicia suman unha intensa actividade no eido da literatura infantil, ademais de incursións no mundo do cómic co seu xa consolidado personaxe Tito Longueirón.
Desta vez, os autores sorpréndennos cun orixinal libro sobre o mundo do circo, Circo Rigatoni, no que nos propoñen unha divertida viaxe a un mundo inzado de personaxes fantásticos que posúen historias incribles, cada cal máis inxeniosa que a anterior.
O Circo Rigatoni, como non, saíu da chistera do mago Tommaso Carotenuto, que o forneceu de todo o necesario para crear ese mundo de fantasía baixo a carpa. Así apareceu o domador Antonello Centofanti, o único que logrou que os cabalos bailasen merengue e rock and roll; o malabarista Ursino Stornelli, capaz de usar como pelotas para facer malabares á panadeira, á dentista e á súa veciña do terceiro; a contorsionista Martina dal Bosco, que cando quería acordarse de algo facía un cordón co propio dedo; e o faquir Raffelle Capolungo, que comía lámpadas acesas e logo víaselle o interior do corpo coma nunha radiografía.
E así poderíamos seguir un anaco, rindo da man das historias que escribe Carlos López e disfrutando cos retratos debuxados por David Pintor; soñando, sempre, coas vidas da muller barbuda, o forzudo, o home bala ou o lanzador de coitelos. Pinto & Chinto, a verdade, achégannos cunha mestría abraiante ao maior espectáculo do mundo, e fan desfilar polas nosas mentes todo un estrafalario e surrealista conxunto de personaxes difíciles de esquecer.
O que os autores fan, en definitiva, e aplicar una das receitas que teñen máis éxito en tempos de crise: reivindicar a fantasía.








Marta Otero. Periodista. Suplemento de Culturas de La Voz de Galicia. 22 de Noviembre de 2008


Circo Rigatoni. Editorial Everest. 2008

Circo rigatoni. Everest publisher. 2008

Es el título de un libro que pinta una sonrisa en la cara a pequeños y mayores. Evoca a esos circos italianos que recorren, incansables, Europa. Pinto & Chinto son sus autores. Carlos López pone las burbujas de su ingenio, y David Pintor, el lápiz mágico de sus dibujos. Lo publica Everest en gallego. Y leerlo con los críos es la mejor manera de irse a la cama para soñar con ángeles. Está Giacomo, el forzudo, que, además de su actuación en la pista, coge el circo entero en el aire y lo lleva de un sitio a otro cuando cambian de ciudad. Está la desafortunada historia de Fortunato, el payaso. Un hombre que probó todos los trabajos y en todos hacía reír porque fracasaba. Hasta que lo pusieron de payaso «e o público non riu». Una metáfora en dos páginas de lo que es, muchas veces, la vida. O Giuseppina, la funámbula, capaz de caminar por la línea del horizonte. O Martina, la contorsionista, que una vez se enredó tanto en su número que el jefe de pista tuvo que pedir si había un marinero entre el público para deshacer el nudo. Lo había, y, desde aquel día, ese nudo se conoce entre las gentes de la mar como nudo Martina. Son pequeños retratos que Carlos López, ganador del Raíña Lupa con A peripecia de Roi , borda con el fino hilo de la ternura. Es difícil decir más con tan pocas palabras. Los personajes del Circo Rigatoni se quedan en casa para siempre, en la estantería del humor. De la pista de este circo solo despegan carcajadas. David y Carlos han pescado una carpa de premio.

César Casal. Subdirector de La Voz de Galicia. 7 noviembre 2008

4 comentarios:

Xacobe dijo...

Noraboa polo libro. Ten unha pinta excelente.

Kalo Varea dijo...

Xa che digo!!
Eu andíveno buscando polas librerías de Compostela, pero aínda non o tiñan...cando sae?
A crítica de Cesar Casal é de luxo.

David dijo...

Graciñas, Kalo, polo teu comentario. A min xa mo mandou a editora, así que supoño que non tardará moito en chegar ás librerías.
Unha aperta forte

David dijo...

Graciñas, Xacobe. Unha aperta